Vino en besos

fb_20160919_09_03_59_saved_pictureI El Vintage
Es un exuberante brebaje que sobrepasa la dermis, y culmina en el estomago repleto de pájaros antiguos de un viaje al pasado.
Se haya en mi alma
el mas profundo anhelo de su sorbo dulce y amargo.
Sea frío, caliente o templado,
en el espejo humano; todo termina en una danza espiritual llevada un viaje aldo…

II El vinito Blanco
Se asoma por mi ventana
una copa blanca.
Cuyo vino con burbujas de plata
me lleva al trance que convoca a la nostalgia.
Sorbo a sorbo su luna mengua
y termina en borrachera sobre la cama,
en el regazo de la compañera anhelada.
Y es su piel el racimo dionisiaco
que provoca la caída desbocada sobre su boca.
Sea frío, caliente o templado, en el espejo humano; todo termina en lo que la carne ansiaba…

III El Tinto
Vino poético, vino audaz,
que sobrecoge a flor de piel los deseos del tálamo.
Vino despacio, vino cadencial,
como el baile del ultimo bolero anunciado.
Que cura el desconsuelo de un ardor frenetizado.
Sea frío, caliente o templado, en el espejo humano; un vino en besos en mi viña se ha cultivado.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Amor en Tiempos del Tea

C__Data_Users_DefApps_AppData_INTERNETEXPLORER_Temp_Saved Images_antonio-torre-6 Primer acto:
Te veo allí
entre el público extasiado.
Entre aplausos me encuentre cálido,
Mientras bajan gotas de plata por la mejilla
Al culminar este trabajo; exhausto…

Me quito el maquillaje
carcomido de motivaciones
de un ser extraño.
En el espejo veo reflejado
el que soy entre tus brazos
Y me sobrecoge una algarabía excitante
Despertando el fauno del sueño anhelado.

Segundo acto:
En el camerino emapuchado y halagado
Comentan el jangueo muy esperado.
Provocación al dialogo, los lugares posteados de alcohol y tragos.
Me resguardé lentamente en la carta
perfumada dejada en mi aposento semi-alumbrado…

-Te espero en las puertas del teatro, discreto, sin ser velado-

Sonrojado por lo llegado,
me despido de mis camaradas
aún en sus atuendos tespianos.
Ellos riendo y dando abrazos me despiden
Con una ovación y hasta tanto

Tercer acto:
Llega el momento deseado
La amada en el coche
esperando al ser amado.
Provocando una puesta escénica sin escenarios.
De besos profundos romantizados,
sin libretos y sin ensayos.

Es este profundo ardor enamorado
el que carcome las paredes de aquel carro…

¿Para donde vamos?- pregunte a mi amada, sin vacilación, con un poco de nervios; si acaso…

Me respondió con su mirada llena de iluminadas pasiones y un beso que fue  profundo remanso. -Vamos donde nadie nos encuentre, vamos a esas tablas  donde solo tu y yo importamos.-

Cuarto acto:
Al llegar a aquel lugar, donde solo velas nos alumbraron, nos sobrecogió la cama con telones de un tul blanco.
Nuestra respiración se hizo el sonido de fondo
donde en cada beso, toque,mordisco y rose la escena iba formando su propio texto.

Pues es ella el querube dionisiaco.
Que el destino; dramaturgo excelso,
me ha brindado.
Para ser en carne viva la heroína en mis deseos dramaturgeados…
Después de mil y una noches,
no he vuelto a aquel escenario.
Pues solo en sueños se ha quedado
como un amor en tiempos de teatro.

Deja un comentario

Archivado bajo Uncategorized

Poeta sin versos

Llegue cansado.

Después del dialogo

me acogió el silencio.

Prendí el cigarrillo.

Mientras el celaje del humo

resguardaba sus fronteras y

sus senderos.

Poco a poco…

desenvainaba mi cuerpo.

El semblante ausente que guardo en el lecho.

Perezosamente y sin refuerzos

quede desnudo ante el colchón del cuento.

Impuro hedor saciado por el vicio del sexo.

El cuento que narro hoy es el de el poeta sin versos.

Ya que regreso al centro sin despechos…

reanudando tu desembarque en mi puerto.

Desasosiego del recuerdo.

El humo sigue merodeado en tus suculentos desperfectos.

Ronda en la noche del cielo de tu pelo

los borrones creados por mis dedos en tu cuerpo.

El ímpetu del poeta sin versos renace en el firmamento.

¿Es, acaso, un fauno este aguacero de besos?

¿Es, acaso, el silencio de nuestros versos?

El ocaso se hace rojo intenso

cuando el poeta y sus versos

regresan a su puerto.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia

La Busqueda

 

He cruzado mares,kiss

he subido los alpes,

He buscado en bosques en sueños errantes.

Y aun… no he podido encontrarte.

 

Te he buscado en las miradas del mundo,

te he procurado en las voces del viento.

Te he soñado en gaviotas en vuelo

formando en el cielo la silueta de tu pelo

Y aun no he podido encontrarte.

y si en otros mares hallare tu cuerpo

y en otras cuencas conquistaras mi alma.

 

Solo espero que en algún momento de nuestras vidas

nos sorprenda en miradas de aguas sin surcos  el abrazo,

al por fin hallarnos que tu vos estremezca mi espíritu

al decirme que bien se siente poder hallarte.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia, Uncategorized

El tesoro mas preciado…

Se lo di, y ella lo tomo…

Como seudonimo de mi amante salobre.

Se entrego

-y como se entrego-

Se entrego en tierra y agua,

Como dama y señora,

metuculosa en su pura calma.

Rafagas de puror que se fueron haciendo

en un brebaje del tiempo,

que se espumo en meses,  semanas, en dias,

en minutos que pasaron a ser  suspenso,

en el amor.

 

Su alma, su aguante, su calma…

Su escencia y su paciencia.

Esa ciencia que lo estudia,

lo observa y lo siente todo.

Que con ella solo decir volteate

y yo al volver los ojos

con su mirada a mi alma entro.

 

Entro y ella lo tomo…

-Y como lo tomo-

Lo tomo como su propio yo,

Cuentan las horas pasajeras,

que se asomo sobre el lomo de la noche,

un espeluznante ardor en mi interior

que cayó en mi lecho como pan de Dios

 

Ella me lo dio,

-Y como me lo dio-

Como tesoro, como perla,

como oro real español.

En mi pecho resguardo la marca,

el latir, el amar.

El terosro mas preciado

que hasta las canas conservo hoy.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia

Tu Cuentas

images

1

El timido minuto del primer saludo.

El primer contacto visual, la primera sonrisa,

la primera cita.

2

El beso, dos franjas de piel tímida

que en el contacto hacen uno. Un son montuno del palpitar,

un escalofrió en manos al tu sombra acariciar.

3

El primer estremecer del te amo. El trio sin igual

al notar tus pupilas dilatar.

Tu nombre se encaja en mis pensamientos

al viento hacerle vacilar

4

Ritmo del rito, del amor,

son cuatro los dedos del alma

que aguardan tu corazon en mi recamara.

Que se entrega en un coloquio en un pañuelo azul noctuno

de una noche que carece de luna.

5

Cuenta… Cronos exime su tiempo tenue

para que nuestras horas sean selajes en la mar,

y nuestros días difuminar el el amplio marco celestial.

Dando tiempo a  pájaros ensueñados a volar.

Tu natura me hace alcoba para morar.

Y si moro en tu presencia, aun que sea un selaje en tu mar,

me enamora saber que tu cuentas en cada minuto de nuestra vida pasar.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia

En una noche sin luna

phantom

En un callejón de una alejada cuidad ella me encontró. Huérfano de amor y desnutrido de poesías.En una noche sin luna ella hayo en mi un cuerpo sin sombra que poco a poco cobro vida cuando sus húmedos labios rosaron mi paladar.

Poco a poco se estreno una función del drama que nunca culmino. Entre las sombras desenvolvió su vestido,desenvolviendo a su vez la canción del ocaso cuando roso su piel con mi piel. Movimientos hechos en poesía, hechos en lírica, hechos en canción.

Mis labios rozaron su piel y su piel traspasando todos los secretos del alma. Dando a florecer lo que tanto añoraba en mi alcoba. Aquella luna que tanto la deslumbraba tardo en su salida y solo las velas tintinaban en nuestro firmamento. En una noche sin luna no fue el fantasma,  tampoco fue la dama, fue el desahogo eterno de un hombre y una mujer que se amaban sin pereza alguna iluminando de pasión aquel humilde rincón.

Rayando el alba ella beso mi boca. Llenándola de furor y ardor y fue ahí cuando me di cuenta que me tenia que marchar. Ya que en una noche sin luna ella no vio al monstruo, Vio al hombre, su semejante, su semblante desfigurado no fue freno de su amor.

Me marche, si me marche ya que en esa noche sin luna fue la ultima hora que ella fue mía antes de dar el si en el altar, a un Don bien acomodado en la alta sociedad. No lo hice por pereza, tampoco lo hice por cobardía. Lo hice por que la quiero, la añoro y aun la sigo amando.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia