Archivo de la etiqueta: sueños

Poeta sin versos

Llegue cansado.

Después del dialogo

me acogió el silencio.

Prendí el cigarrillo.

Mientras el celaje del humo

resguardaba sus fronteras y

sus senderos.

Poco a poco…

desenvainaba mi cuerpo.

El semblante ausente que guardo en el lecho.

Perezosamente y sin refuerzos

quede desnudo ante el colchón del cuento.

Impuro hedor saciado por el vicio del sexo.

El cuento que narro hoy es el de el poeta sin versos.

Ya que regreso al centro sin despechos…

reanudando tu desembarque en mi puerto.

Desasosiego del recuerdo.

El humo sigue merodeado en tus suculentos desperfectos.

Ronda en la noche del cielo de tu pelo

los borrones creados por mis dedos en tu cuerpo.

El ímpetu del poeta sin versos renace en el firmamento.

¿Es, acaso, un fauno este aguacero de besos?

¿Es, acaso, el silencio de nuestros versos?

El ocaso se hace rojo intenso

cuando el poeta y sus versos

regresan a su puerto.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia

La Busqueda

 

He cruzado mares,kiss

he subido los alpes,

He buscado en bosques en sueños errantes.

Y aun… no he podido encontrarte.

 

Te he buscado en las miradas del mundo,

te he procurado en las voces del viento.

Te he soñado en gaviotas en vuelo

formando en el cielo la silueta de tu pelo

Y aun no he podido encontrarte.

y si en otros mares hallare tu cuerpo

y en otras cuencas conquistaras mi alma.

 

Solo espero que en algún momento de nuestras vidas

nos sorprenda en miradas de aguas sin surcos  el abrazo,

al por fin hallarnos que tu vos estremezca mi espíritu

al decirme que bien se siente poder hallarte.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia, Uncategorized

El tesoro mas preciado…

Se lo di, y ella lo tomo…

Como seudonimo de mi amante salobre.

Se entrego

-y como se entrego-

Se entrego en tierra y agua,

Como dama y señora,

metuculosa en su pura calma.

Rafagas de puror que se fueron haciendo

en un brebaje del tiempo,

que se espumo en meses,  semanas, en dias,

en minutos que pasaron a ser  suspenso,

en el amor.

 

Su alma, su aguante, su calma…

Su escencia y su paciencia.

Esa ciencia que lo estudia,

lo observa y lo siente todo.

Que con ella solo decir volteate

y yo al volver los ojos

con su mirada a mi alma entro.

 

Entro y ella lo tomo…

-Y como lo tomo-

Lo tomo como su propio yo,

Cuentan las horas pasajeras,

que se asomo sobre el lomo de la noche,

un espeluznante ardor en mi interior

que cayó en mi lecho como pan de Dios

 

Ella me lo dio,

-Y como me lo dio-

Como tesoro, como perla,

como oro real español.

En mi pecho resguardo la marca,

el latir, el amar.

El terosro mas preciado

que hasta las canas conservo hoy.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia

Aun Espero

Felicidades a todos mis lectores en este nuevo año!  espero que este año nos traiga mas relatos y experiencias. Muchas bendiciones a todos. Aqui les dejo con mi primicia. espero que les guste 

novios

Aun espero con ansias tu llegada.

Desde el día en que te vi en aquel

recinto adoquinado de nervios.

enmarcado con miradas temblorosas

que decían más que la cátedra tartamudeada

Espero la llegada de tus labios,

ardiente brebaje del contrabando

de mi tierra del Sol naciente.

No hay nada mejor que verte llegar

y observar como sigilosamente

penetras en mi tálamo.

Querida amiga, aun espero el éxodo

de tu corazón y su peregrinar

hasta mi alma. Espero la antesala,

que le zafe un te quiero entrelazado

con miradas puras.

Alojados bajo la sombra de los de  los alces en los estíos.

Plasmando ósculos en el borde del deseo

y soltar pájaros que relaten nuestro amor a flor de piel.

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia

El Paseo

Chilo Andreu Tufi–o #99Baile de Bomba

“Al ingenio, al ingenio, al ingenio

baya que hay bomba aya en la central”

Ya son las doce de la noche, y solo se escucha un

silbido en el ingenio.

El tiempo de la zafra ya acabo y en los mas

profundos confines de mi alma

reacciona el llamado al zoberao.

Inmenso rostro de oscura noche brillado

por el canto de mil hermanos del caldo moreno.

Me someto al trance provocado por la bambula,

ritmo de melaza del negro cocorόco y del

indio bravío, marcan el baile y la subida del buleador.

A las doce y quince de la madrugada y aparece ella;

reluciente majestad del Batey, la sonrisa burlona de la noche,

destello de carboncillo estrellado del cañaveral, culipandeándole

al subidor, encaja cada minucioso piquete en el arenal.

Tengo en frente a la mujer que me destino Yemaya… señora, señorona…

reina rítmica marcada por el jornal semanal.

     

“De sol a Sol trabaja mi amada, de sol a sol en el

cañaveral, bajo la misma luna nos juntamos

y paseamos en un yubά”

 

Doce y media de la madrugada, amalgama de la noche.

Ya se ven las sombras correteando en los balcones del mayoral.

Barrunto de un masetazo anunciado, por el temblor al barril sonar.

Se ve la negritud de mil deudos grifos en el cañaveral

corriendo bajo la humeante majestad celestial,

blanca marca del carimbo en el espacio sideral.

Mi amada, retorciéndose en el batey,

convoca un aire de nostalgia ancestral.

Trance provocado por la sombra de la ceiba

colonial, esa que se planta en la simiente del arrabal

“Estoy buscando un árbol que me de sombra,

 porque el que tengo calor a mi me da”

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia

Re encarnación de mi Mar

 mar

A ti alce mis ojos cuando rallaste el alba de mis ensueños. Belleza reluciente saliendo del rio de mis deseos.

        Poco a poco te fui contemplando. Al tu abrir tus pupilas creando erupciones cósmicas.

(Un camino estrellado que me condujo los más remotos deseos de tus encantos.)

   Serenatas de estrellas que llegaron a mí en mil miradas chispeantes. La mar pide venganza por su amante naufragado.  Que se desborda como rio en la piel de otra, saliendo de los surcos más remotos de su tálamo.

¡MAR!

      Llénala de tu amor impetuoso; de tu sentir con disimulo, de tu celo nocturno bajo la luz de la luna. Acompañante fiel del fauno que se escapo de nuestro furor oscuro y penetro en ella desde su carne al alma.

     ¿Qué extraño delito se siente al no tenerle?  No poder llenar de   besos su  piel deslumbrante,  marejadas de placer entre gemidos en el silencio de su alcoba. Llamarada, luz tenue que descubre nuestras sombras en un coloquio de amor. Personificación de mi amante salobre.   Ada  que recoge mil suspiros para hacer de ella en tierra la Re encarnación de mi Mar.

 

 

Deja un comentario

Archivado bajo Poesia